12.03.2008

LA CATEDRAL DEL MAR. Idelfonso Falcones

Me he estado paseando por las 670 páginas que tiene la novela, primera del escritor que en realidad es abogado, a la que ha dedicado cuatro años hasta finalizarla. La verdad es que aunque verdaderamente son un número excesivo de páginas, a mí me a gustado, bien es cierto que tengo ahora muchas horas libres y de no haber sido así habría tardado al menos un mes en leerla. Se justifican sin embargo, por la gran cantidad de información que nos aporta sobre la época. Se desarrolla en la Cataluña de siglo XIII, y a través de la historia ficticia de un hombre, nos habla de aquella injusta sociedad feudal.
Se agradece que el autor nos informe al final del libro qué, de lo que nos cuenta, es cierto y qué no. Toma como referencia la Crónica del rey Pedro III el ceremonioso y la construcción de una iglesia que aún existe en Barcelona. De este modo nos imbuimos en las costumbres, las relaciones entre hombres y mujeres, entre los nobles y la plebe. Nos enteramos también de cómo influía la iglesia en la sociedad y hasta qué punto controlaba la inquisición al pueblo. De cómo funcionaba la ciudad de Barcelona, su puerto, algunas profesiones que existían, cómo se regían las cofradías. También dedica una buena parte a relatarnos cómo era el mundo judío y como lo veían los cristianos. En fin, que mientras la lees consigue que te sientas metido en el ambiente.
Un artículo en el cual habla de la iglesia

Como todos estos comentarios estaban en otro blog, quiero dejar también el comentario que alguien que lo leyó me dejó allí ya que me parece un punto de vista interesante, que desde luego desconocía... así ni pongo, ni quito.


"LA CATEDRAL DE LAS MENTIRAS".

A este abogado catalán especializado en Derecho Civil tambien se le pulsa la fibra nacionalista como a Lluis Nicolau d'Olwer y le lleva a extremos ridículos como formador de espíritu nacional aldeano y nos reescribe la memoria.

Lo más sangrante de esta novela para los aragoneses no es lo que dice, sino lo que calla. En el libro se obvia la historia de Aragón, se catalaniza por completo a mala idea y sabiendo esto, nunca la compraremos!!

Buena novela histórica, pero lamentable en términos de rigor histórico. Para el lector aragonés, mínimamente sensible con la historia de su país, la lectura de esta novela le lleva a la conclusión de que estamos ante la enésima prueba de la manipulación histórica a la que Aragón está siendo sometido por determinados círculos políticos –y, lo que es peor, sociales y culturales- de Cataluña desde hace ya demasiados años.

1 comentario:

Castigador dijo...

Cualquiera que sepa algo de historia de España, sabrá la verdad desde siempre. Cataluña, poblada con ARAGONESES, DESPUÉS DE LA COLONIZACIÓN Y ADHESIÓN AL REINO DE CASTILLA Y LEÓN.
Sobran palabras... ¿Quién fue primero, la gallina o el huevo ?.
La eterna y archiconocida Pescadilla, que se muerdela cola.
Me ha gustado este comentario.